2018-01 RING : el amacenamiento de los gases verdes

  • Help
  • Find
  • Facebook
  • Twitter
University of Pau and Pays de l’Adour (UPPA)
Traductions :
  • Voir la page en français
  • See this page in english
PDF
You are here:

RING : el almacenamiento de los gases verdes

El hidrógeno y el biometano pueden complementar nuestras necesidades energéticas y, a más largo plazo, podrían sustituir a las energías fósiles. En la actualidad, el objetivo es mezclar estos gases con el gas natural, que se caracteriza por su almacenamiento parcialmente geológico. Previamente, diversos investigadores están estudiando el comportamiento de estos nuevos gases en acuíferos profundos.

 

 Se los denomina «nuevos gases» o «gases verdes» en oposición a los gases naturales de origen fósil presentes en las profundidades de la tierra.

Los investigadores de la UPPA centran su interés, más concretamente, en dos de ellos: el hidrógeno y el biometano. Estos dos gases, que se producen de forma natural o artificial, podrían suponer un buen complemento, o incluso una alternativa, a las energías fósiles, pero para ello es necesario, en particular, controlar su almacenamiento.

Y este es precisamente el objetivo del proyecto RINGS (Investigación sobre la inyección de nuevos gases en los almacenamientos de gas natural), que desde 2016 dirigen varios laboratorios de la UPPA en estrecha colaboración con las dos empresas industriales francesas que existen en este sector, Storengy y TIGF.

 

«Estos acuíferos son entornos estables que albergan comunidades microbianas que interactúan con los almacenamientos. La introducción de estos nuevos gases en los almacenamientos podría modificar los equilibrios existentes en ellos», explica Pierre Cézac, Director del Institut Carnot ISIFoR y coordinador del proyecto.

«En consecuencia, nuestros trabajos tienen como objetivo identificar y cuantificar los procesos biogeoquímicos entre el gas almacenado, el agua del acuífero y la roca del yacimiento, a fin de definir, en último término, un contenido máximo aceptable de nuevos gases en el gas natural inyectado en los almacenamientos.»

 

El proyecto, que se enmarca en el perímetro de la actividad investigadora de E2S-UPPA y del Institut Carnot-ISIFoR, se caracteriza principalmente por recurrir a diversos ámbitos de especialización complementarios existentes en la UPPA en las áreas de la química analítica, la microbiología, la geología, la producción de imágenes y los procedimientos. En un primer momento, el LaTEP (Laboratorio de Térmica, Energía y Procedimientos) debe diseñar un piloto capaz de simular las condiciones in situ.

A continuación, el IPREM (Instituto de Ciencias Analíticas y Fisicoquímica para el Medio Ambiente y los Materiales) se encargará de analizar el seguimiento de los microorganismos y de sus actividades bajo presión, así como las interacciones entre la biopelícula microbiana y la matriz mineral; el LFCR, de medir el impacto sobre la roca; y, por último, el Centro de imágenes DMEX, de realizar un seguimiento de la evolución de las características físicas de la roca y la biopelícula.

En total, se ha movilizado a una docena de investigadores de la UPPA para hacer frente, junto a Storengy y TIGF, al desafío de la transición energética.

pierre.cezac @ univ-pau.fr